Disciplina_positiva

Mis propósitos para el 2019…

Propósitos para el 2019:

 

Cuando te dedicas a la educación infantil, concretamente a un tipo de educación alternativa llamada educación Montessori junto con disciplina positiva y encima además te dedicas a dar cursos formativos a profesionales y a familias con la finalidad de mejorar la crianza en el caso de las familias y la educación en el caso de los profesionales; tu entorno cercano y no tan lejano lo sabe…

 

Lo que me suele suceder, es que cuando quedo con amigos que tienen hijos que son amigos de mi hijo, a veces pasa, qué se producen situaciones en las que los adultos no saben muy bien qué hacer con respecto a la gestión de la situación con sus hijos y ya que estoy yo allí me preguntan que podrían hacer en ese caso utilizando herramientas de disciplina positiva y educación Montessori.

 

Lógicamente yo me veo en un aprieto, puesto que lo que menos deseo es inmiscuirme en como mis amigos o los padres de los amigos de mi hijo educan a sus hijos…

 

¿Qué hago en estos casos? ¡OMG! pues depende… normalmente intento evitar una respuesta directa, otras veces intento explicar un poco en qué consiste la disciplina positiva para que sean ellos los que en ese momento piensen en algo que les pueda funcionar, y otras veces sugiero alguna propuesta…

 

Os aseguro que los tres casos posibles son difíciles para mí:

  • En el primero de los casos cuando intento evitar la respuesta tengo miedo de que esa persona crea qué o bien no se la respuesta o peor aún, que la sé, pero no quiero dársela…
  • En el segundo de los casos tengo que hablar mucho rato, y a veces no es el momento ni el lugar, o no me apetece… puesto que tengo que dar una larga explicación acerca de los principios de disciplina positiva y explicar que disciplina positiva no es una ciencia exacta sino que es una teoría que puede ayudar a las familias con la crianza de sus hijos ya que dota de herramientas a los padres y encima además ayuda a que estos comprendan mejor a sus hijos creando así momentos de conexión entre padres e hijos para fomentar unas relaciones más respetuosas, más sanas y más gratificantes. Y explicar además que es un proceso, que se trata de una educación a largo plazo y que primero hay que hacer una transformación personal interna por parte del adulto… y no siempre están receptivos a la explicación…
  • Y en el tercero de los casos cuando he visto bastante bien la situación porque yo estaba allí y creo que puede ayudar el hecho de que de algún consejo (también porque suele afectar de alguna manera a mi hijo que está por allí jugando), a veces me animo y doy algún consejo directo; sin embargo en este caso me pasa muchas veces que lo que aconsejo a los padres es que empiecen validando los sentimientos de su hijo/a con una frase del tipo: » entiendo que ahora mismo te sientas frustrado porque…» ¿y sabes que me suele pasar? que me interrumpen diciendo: ¿ y si no lo entiendo?…  En este caso lo que sucede es que ese padre o esa madre que me han pedido un consejo, así de repente, no está receptivo para incorporarlo en su vida diaria, y puede pensar que la disciplina positiva no sirve para su familia o que es demasiado complicada y tiran la toalla antes de empezar…

 

Los cursos de disciplina positiva para familias presentan una estructura predefinida porque durante muchos años han sido empleados en numerosas familias con éxito porque se han dado cuenta que cuando un taller de disciplina positiva se realiza de una manera determinada mediante talleres vivenciales de 7 semanas de duración, las familias van incorporando, van asimilando y van interiorizando mejor todos aquellos conceptos nuevos que al principio le resultarán chocantes pero que poco a poco irán analizando y dándose cuenta de que efectivamente funcionan.

 

montessori

 

¿Cuáles son mis conclusiones/ reflexiones del 2018?:

hay muchísimas familias que desean incorporar a su vida herramientas de disciplina positiva que ni siquiera conocen porque se dan cuenta que están perdidos en ciertos momentos de la crianza con sus hijos y acaban utilizando técnicas punitivas, o conductistas, o basada en premios y castigos, puesto que es lo que conocen desde pequeños y no saben hacerlo de otra manera, pero que si que les gustaría saber hacerlo de otra manera.

¿y cuáles son mis propósitos profesionales para el 2019?:

ayudar a las familias a que comprendan a sus hijos, para que cuando me pregunten qué harías tú en este caso, yo les conteste que podrían empezar validando las emociones de sus hijos, ellos no me vuelvan a decir: es que no comprendo a mi hijo/a y por lo tanto no le puedo decir comprendo lo que estás sintiendo en este momento…

O mejor aún, que no me tengan que volver a preguntar qué haría yo en este momento, porque sean capaces de responder ellos mismos a la pregunta, ya que tendrán conocimientos suficientes acerca de la educación Montessori y disciplina positiva para poder emplear en cada caso una técnica diferente que responda a los cinco criterios de disciplina positiva.

 

Y en el caso de la formación que doy para profesionales: mi propósito para este 2019 es que todos aquellos centros de Educación Infantil que contacten conmigo, aprendan también a conocer mejor a sus alumnos que sepan por qué hacen lo que hacen y dotarles de las herramientas necesarias para reconducir las conductas disruptivas y poder así guiar su propio proceso de aprendizaje a los alumnos en cada momento.

 

charla

 

¿Y tu? ¿Deseas aprender herramientas de crianza respetuosas con tus hijos? ¿ Eres docente y deseas aplicar herramientas de disciplina positiva en tu aula? Si deseas que vaya a tu escuela, asociación, grupo de crianza, o a tu casa si tienes sitio, a dar una charla gratuita de Disciplina Positiva, no dudes en contactar con Mar Masó de Esencia Montessori.

 

Gracias por leerme, ¡feliz año 2019!

 

Mar MV

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *