cursos montessoriDescubriendo Montessorieducaciónmontessori

La importancia de la observación

La observación de los periodos sensibles es una de las bases principales del método Montessori.

Es muy importante detectarlos para poder proporcionarles el ambiente, el apoyo y el material necesario para potenciarlo, pues se trata de una fabulosa oportunidad que no hay que desperdiciar.

montessori

Foto: Niño en periodo sensible de trasvase de líquidos, con esponja, jeringuilla o cazo. Para potenciarlo se ideó una mesa sensorial a partir de una mesa de Ikea, donde hicimos dos agujeros (con una sierra de calar, aunque la mesa no es de madera sino de cartón prensado y tal vez con un cuchillo grande o sierra manual también se pueda hacer) y se colocaron dos cubetas también del Ikea, en una agua con colorante alimentario de un color y en la otra agua con colorante de otro color.

 

En el momento adecuado (lo intuiremos gracias a la observación) la guía realiza las presentaciones de los materiales Montessori a los niños de forma individual o en pequeños grupos.

 

¿Qué es una presentación? Es una demostración del uso de los mismos. Se realiza de forma pausada, marcando los movimientos, hablando lo mínimo posible e invitando al niño a realizar la tarea justo después de la presentación.

 

montessori

 

La guía no interviene, ni dirige, ni interrumpe las actividades, aunque el niño no las realice de la misma manera que se le han presentado, pues ello forma parte del aprendizaje, solo ayuda en la tarea si el niño lo pide.

Podéis ver aquí una presentación completa de una actividad llamada “Despliegue del sistema decimal”:

 

Los niños nacen con una gran predisposición para aprender y con una gran curiosidad por conocer el mundo que les rodea.

Nuestro papel como adultos no es descubrirles el mundo, sino acompañarlos mientras lo descubren por sí mismos.

 

montessori

 

Para ello deberemos:

  • Respetar al niño, tratarle con cariño, escucharle, CONECTAR.
  • Seguir al niño: Dejarnos guiar por sus preferencias y sus necesidades. OBSERVAR
  • Observar sin intervenir: Nos va a permitir conocer mejor a nuestros alumnos y/o hijos y ser conscientes de cómo aprenden por sí mismos cuando no intervenimos. Confiemos en ellos y dejémosles hacer.
  • No interrumpir: Respetar su concentración, es muy importante que cuando consiguen concentrarse, aunque sea un corto periodo de tiempo, no se les interrumpa ese momento de forma habitual, pues ello hará que cada vez les cueste más y mas concentrarse.
  • No ayudar: No debemos ayudar al niño a hacer algo que él pueda hacer solo (a menos que nos pida ayuda).

 

Recordemos la frase de María Montessori:

Toda ayuda innecesaria

es un obstáculo al desarrollo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *