Disciplina_positiva

El poder del silencio

¡El silencio es una herramienta muy poderosa!

  • Ayuda a niños y mayores a concentrarse más y mejor.
  • Nos ayuda a “reconectar” el cerebro racional cuando nos alteramos: Esto lo explicaré mejor en otro post cuando hable del CEREBRO EN LA PALMA DE LA MANO (Por Daniel Siegel), es una herramienta que se utiliza en Disciplina positiva para entender cómo funcionan nuestras emociones y las de los niños.
  • Nos ayuda a “desconectar” del mundo agitado que nos rodea y a favorecer un estado de calma y de paz interior. Para esto también nos ayuda mucho la meditación guiada o mindfulness y el yoga. (Hablaré de ello en otro post también.)
  • Para favorecerlo podemos hacer uso de la Zona de la Calma (Montessori) y/o el Tiempo fuera positivo (Disciplina Positiva) (También haré un post de esto jejeje, cuanta faena para 2019! 😉)
  • Para sentirnos acompañados, esto lo hacen muy bien las mascotas, sobre todo los perros, que te notan triste y simplemente se sientan o se tumban a tu lado en silencio y te hacen sentir mejor.
  • Y, además, sirve para resolver o evitar conflictos con los niños cuando no quieren colaborar. Esto es una herramienta que se utiliza en Disciplina Positiva, que explicamos en los talleres vivenciales de disciplina positiva y que he de confesar que experimenté por primera vez con……… MI PERRITA! Jajaja

 

montessori

 

Esta lindura es mi perrita, a pesar de que no puede hablar (lógicamente 😉) , se hace entender muy bien. Cuando necesita o quiere algo que no puede conseguir sola (agua porque se le ha terminado, comida o salir a la calle porque necesita hacer sus necesidades) simplemente se coloca a tu lado o frente a ti y TE MIRA FIJAMENTE.

Tu estás haciendo cualquier cosas y NOTAS ALGO, no sabes qué es, pero algo notas y de repente la ves ahí, mirándote fijamente a los ojos y de inmediato te das cuenta de que algo necesita, algo que has de suministrarle tu y solo tu, porque es el “pacto” que tenéis entre vosotros, inmediatamente sientes la necesidad de cumplir con tu “obligación” y simplemente, te levantas y haces lo que “tienes que hacer”. ¿Os ha pasado alguna vez?

 

muela2

 

Este mismo principio que seguro que los que tenéis perros en casa alguna vez habréis experimentado, es el que se utiliza en Disciplina positiva con los niños, y funciona especialmente bien con adolescentes.

 

En mi caso le he enseñado a mi perra a entender alguna palabras “clave” que pronuncio en esos momentos en los que me quiere decir algo y yo no se qué es: “calle”, “agua” ,“chope” , si pronuncio una de ellas y la perra ni se inmuta, es que no necesita eso, y si acierto la perrita se levanta, mueve la colita y “se pone contenta”. Por cierto, chope la usamos para la comida jejeje.  Pero esto ya no se puede aplicar con personas jejeje.


 

En disciplina Positiva para entender el PODER DEL SILENCIO, realizamos una actividad experimental llamada “DECIDE LO QUE HARÁS Y SE CONSECUENTE”

 

El objetivo de esta actividad es ayudar a que los padres entiendan el valor de decidir lo que van a hacer en lugar de decidir lo que tratarán de hacer que haga el niño; y luego ser consecuente, con amabilidad y firmeza al mismo tiempo.

Con esta actividad vamos a aprender la importancia de ser consecuente y para ello vamos a experimentar la poderosa herramienta qué es el silencio.

 

Los niños se sienten mucho más seguros cuando saben que pueden confiar en sus padres porque dicen lo que van a hacer y son consecuentes con amabilidad y respeto.

 

En los talleres pedimos a dos voluntarios que juegan el papel de hermanos que se están peleando en el asiento trasero de un coche mientras un tercer voluntario está conduciendo.

Le hacemos saber al grupo que hay muchas maneras de resolver el problema de las peleas en el coche, pero esta vez vamos a utilizar la anticipación y luego ser consecuentes con ella.

 

En la primera escena: podemos ver como la persona que hace de padre pide a sus hijos que se reúnan con él, cerca del coche y les explica que es peligroso que ellos se peleen mientras está el coche en marcha y por lo tanto les comunica que cuando se pelean va a parar el coche a un lado del camino y se pondrá a leer hasta que terminen de pelear. Además, cuando terminen tendrán que comunicar que ya han terminado para volver a arrancar el coche y continuar el camino.

Se confirma que lo han entendido por parte de los dos niños y pasamos a la segunda escena.

 

En la segunda escena: mostramos lo que se suele hacer y que no resulta efectivo porque no somos consecuentes ni con lo que decimos ni con lo que hacemos.

Empieza la escena, arranca el coche y los niños detrás empiezan a pelear. La madre empieza a sermonear a los niños, pero estos no paran nunca de pelear, e incluso intensifican sus actos. Se para la escena.

 

En la tercera escena: mostramos lo que es ser consecuente.

El voluntario que hace de padre arranca el coche y mientras están en marcha los niños empiezan a pelear, en ese momento se aparca el coche a un lado de la carretera se apaga el motor y el padre o la madre saca un libro y se pone a leer.

Generalmente los niños seguirán peleando un ratito pero dejarán de hacerlo ya que simplemente el adulto está en silencio y, gracias al poder del silencio los niños cesan su conducta. En ese momento, la madre se gira y agradece a los niños su cooperación. Fin de la escena.

 

Después preguntamos a los niños lo que aprendieron de estas representaciones.

Luego procesamos con todo el grupo qué es lo que han aprendido de todo lo que han observado:

  • casi siempre alguien pregunta que sí los niños tardan más de lo previsto en calmarse llegamos tarde a un sitio no vamos a poder cumplir la premisa de ser consecuente, en estos casos tenemos que prever la situación y salir 10-15 minutos antes la primera vez que vayamos a aplicar está técnica para no llegar tarde y poder ser consecuentes.
  • A medida que vayamos practicando esta técnica los niños cada vez tardarán menos en dejar de pelear en el coche.
  • Entre todos analizamos la importancia de estar en silencio porque las palabras solo le dan a los niños la munición para seguir discutiendo y derrotarte.

 

Es una actividad que, si no la experimentas en un taller de disciplina positiva, es difícil de comprender, pero os aseguro que funciona. ¿te animas a probarla?

montessori

¿Prefieres experimentarla en un taller para padres? Puedes mirar el calendario de eventos de Esencia Montessori a ver si te acoplas a algún curso o puedes proponernos un taller en tu localidad.

¿Estás dudoso/a? Solicita una charla gratuita en tu escuela (o la de tus hijos), en tu asociación, en el jardín de tu casa… y después te terminas de decidir. 😉 ¿Qué te parece la idea? Mola eh!

 

Yo me considero una absoluta amante del silencio ¿y tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *